Espiritologia - Por Antonio Pinheiro Guedes

El espiritismo es la ciencia de las ciencias; él las unifica en una síntesis admirable.

El espiritismo es ciencia profunda, vasta, ecléctica, cuyo estudio proporciona conocimientos, no solamente sobre el hombre espiritual, sino también sobre el hombre corpóreo; y enseñanzas de orden moral y de orden intelectual.

Él nos hace comprender mejor el mecanismo de las funciones, no sólo de las síquicas o mentales, sino, también de las orgánicas o vitales; y las de relaciones del alma con el cuerpo, cuyas perturbaciones son causas predisponentes y hasta determinantes de estados mórbidos.

El sueño, sea el natural, sea el provocado por la hipnosis o por los anestésicos, así como los sueños y las alucinaciones, no pueden ser explicados de modo comprensible, racional y satisfactoriamente, por los procesos fisiológicos comunes y ordinarios de la escuela organicista o materialista.

El sueño es la supresión de las funciones de relación; es la suspensión de la actividad síquica; la casi cesación de la vida animal.

Durante el sueño el cuerpo reposa y el alma descansa.

Origen de la Medicina - Por Antonio Pinheiro Guedes

Libro Ciencia Espírita
La medicina, como arte de curar, es hija legítima del Espiritismo.

Extraña, osada y paradojal parecerá esa proposición a aquellos que no conocen la doctrina espiritista e ignoran los orígenes de la ciencia hipocrática.

La historia, sin embargo, da testimonio y pruebas de su veracidad; no obstante el velo de longevidad, brumas de los tiempos idos envuelven en un manto de tinieblas el inicio, los orígenes de todas las artes, defecto de todas las cosas.

La crítica, sin embargo, armada de fino análisis, rasga esos velos; y, si ella no lo pudiere hacer, la Razón, analizando los hechos, procurando analogías, sopesándole el valor, crea focos de luz que iluminan las tinieblas, disipan las brumas.
Libro Ciencia Espírita

Recorriendo los dominios de la Historia, penetramos en el territorio de la Mitología, donde la Imaginación – artista incomparable – crea leyendas misteriosas, envolviendo la verdad en ropajes fantásticos, que la velan y esconden a los ojos inexpertos; ahí, en esa región, donde domina la fantasía como reina absoluta, vamos encontrar la cuna de la Medicina, en los templos erguidos en honra de Esculapio, el creador del arte de curar, el dios de la Medicina.

Conclusión – Por Luiz de Mattos

Biblioteca del
Racionalismo Cristian
La mente humana, se desarrolla con el ejercicio constante del raciocinio, mucho más podrá expandirse a partir del momento en que una mayor parte de la humanidad despierte para el estudio y la reflexión sobre los hechos transcendentes de la vida.

Después de un minucioso y profundo análisis del contenido de esta obra y de haber obtenido sus propias conclusiones, fruto, naturalmente, de consideraciones hechas a través de la razón, esperamos que ese análisis lo haya despertado para la importancia de la espiritualidad en su vivir terreno o que los conocimientos aquí explanados hayan ido al encuentro de su forma de pensar y actuar en cuanto a los porqués de la vida.

Si los objetivos del Racionalismo Cristiano, con la edición de este libro, fueron alcanzados, permítanos invitarlo a profundizarse en el estudio, a través de la lectura de otras obras editadas por la Doctrina, que desdoblan y consubstancian el tema, y también a practicar la disciplina en ella recomendada, que consiste en un vivir conciente, equilibrado y armónico.

Síntesis de los Principios Racionalistas Cristianos – Por Luiz de Mattos

Biblioteca del
Racionalismo
Cristian
Una vez reconocida la importancia del pensamiento como fuerza poderosa de atracción tanto del bien como para el mal, debe el ser humano, en su beneficio y de aquellos con quien convive, orientar su vida de modo a poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Para eso, necesita adoptar, como reglas normativas de conducta, los principios racionalistas cristianos que mejor se ajusten a las ocasiones, para obtener éxito en sus emprendimientos y tener buena asistencia espiritual.

Algunos de esos principios pueden ser así resumidos:

Fortalecer la voluntad para la práctica del bien;

Repeler los malos pensamientos;

Cultivar pensamientos elevados a favor del  semejante;

No desear para los otros lo que no se quiere para sí;

Extender su auxilio a quien de el lo necesite, cuando los medios y la oportunidad le permitieren, pero no contribuir para sustentar la ociosidad y los vicios de quien quiere que sea;

Tener consideración por el punto de vista ajeno, principalmente cuando lo manifestado sea hecho con sinceridad;

No religarse por el pensamiento a personas malignas, perturbadas e inconvenientes;

Combatir la maledicencia;

Familia y educación de los hijos - Por Luiz de Mattos

Las sociedades bien constituidas tienen como base la familia. Cuando las familias se distinguen por el cultivo de las superiores cualidades del espíritu, su contribución es óptima para elevar los índices de perfeccionamiento de las colectividades.

Así como la fuerza de cohesión mantiene unidas las células del cuerpo humano, también las familias necesitan ligarse unas a otras como células de un todo, y componer  una sociedad homogénea, progresista y pacífica, inclinada al desarrollo de las más significativas virtudes. Esa unión sólo podrá resultar de la afinidad de sentimientos elevados, de las nobles aspiraciones alimentadas, de la solidaridad en los actos de perfeccionamiento y en la conjugación de los esfuerzos empleados en beneficios de todos. Cuanto mayor fuere el número de núcleos familiares a desarrollar entre sí esa armonía, tanto más elevados serán los índices de moralidad y honradez en el medio ambiente.

El comportamiento de la colectividad, reflejando el estado de la mayoría de sus componentes, representa el nivel medio de perfeccionamiento de un pueblo, revelando su capacidad productiva y realizadora, tanto en el campo material como en el espiritual. En esas condiciones, crece de importancia la constitución de la familia, a través del verdadero entrelazamiento espiritual y material de los cónyuges para las responsabilidades del hogar y la perpetuación de la especie.

A los que se casan es indispensable la comprensión de que los deberes y derechos de cada cónyuge son iguales y complementarios en la estructuración de la familia. Es en la asociación de intereses dirigidos para el mismo fin, sentidos con inteligencia y realizados con dedicación, que se forman y consolidan los lazos espirituales que unen a la pareja. Entonces, al constituir familia, los cónyuges deben estar decididos a honrarla y a dignificarla. Cometen grave error si, por acción u omisión contribuyen para la ruina del hogar y el desmoronamiento de la familia.

Valor - Por Luiz de Mattos

El valor es uno de los ángulos determinantes de la personalidad humana y todos lo poseen en mayor o menor grandeza.

Cuanto más se consolida el carácter en el rigor del trabajo cotidiano y en la lucha dirigida para la práctica del bien, más el ser humano siente la necesidad de poner a prueba su valor, a fin de que los resultados correspondan a los esfuerzos empleados. Siempre que alguien, al definirse por una conducta, tuviere que recurrir al propio valor y de él valerse para trazar la directriz a seguir, acrecienta en su acervo, más fortaleza, más un estímulo, más una parcela de enriquecimiento. Todos tienen la oportunidad de externarlo, a cada paso, por algún hecho, por reposar en el verdadero bienestar íntimo que satisfaga la conciencia, alegra el semblante y, como recompensa mayor, transmite a la persona el agradable sentimiento del deber cumplido.

El ejercicio fortalece y revigoriza los atributos y las facultades del espíritu. Él es tan necesario a la mente, cuanto al cuerpo. El ejercicio de la mente consiste en la práctica habitual de actos y pensamientos de valor, que necesitan ser estimulados desde la infancia. Esos actos y pensamientos pueden ser revelados en el hogar, cuando el adolescente asume la responsabilidad de sus faltas, cuando se solidariza con dificultades y sufrimientos de los padres y hermanos, cuando es capaz de un gesto de desprendimiento y renuncia a favor del prójimo.

Desobsesión – Por Luiz de Mattos

La desobsesión es conseguida, con los mejores resultados, en las corrientes fluídicas organizadas por el Astral Superior en las reuniones públicas de limpieza síquica y de esclarecimiento espiritual realizadas en las casas racionalistas cristianas.
Biblioteca del Racionalismo Cristiano
Los obsesionados quedan en las sillas adecuadas, sentados uno de cada lado de la mesa en los trabajos espiritualistas, asistidos por dos auxiliares, encargados de aplicar la disciplina recomendada en esos casos, entre ellas la del sacudimiento, cuya finalidad es el arrebatamiento del espíritu obsesor por el Astral Superior.

Concentrados y confiadamente, los demás auxiliares sentados a la mesa irradian a las Fuerzas Superiores, para mejor fortalecer la corriente fluídica y facilitar la acción de desobsesión. Mientras tanto, la reunión pública prosigue con serenidad y seguridad. Después que el obsesor es arrebatado, el obsesionado se calma, sintiendo profundo abatimiento en virtud de la pérdida de energía que le fue absorbida por el obsesor.

Sea agradecido a la vida - Por Adelina Bermúdez González y Ana Paula Oliveira

Todo en la vida tiene un propósito bien firme y nada sucede por acaso. Y como principio de todo, a la vida debemos estar agradecidos, y todos los días engrandecerla y perfeccionarla.

El ser humano vino al mundo para enfrentar luchas y salir de ellas victorioso. Es a través de la lucha por la vida honrada y honesta que la persona ennoblece su carácter y su compostura moral.

Todos los sufrimientos, disgustos o decepciones surgen, la mayoría de las veces, para la evolución espiritual, desde que no resulten del mal uso del libre albedrío. Y es a través de esa confrontación, sin dejarse abatir, enfrentando las amarguras de la vida, que él supera la propia vida, adquiriendo la fuerza y la confianza capaces de dirigirlo en un camino mas iluminado.